Chris Guarchaj

Antonio Guarchaj de 27 años de edad, padre de 2 niños, ha enfrentado momentos difícles junto a su familia. Uno de sus dos hijos, Chris Guarchaj de 4 años de edad, empezó con molestias en su garganta que se fueron intensificando, y sus padres vieron que no era una situación muy normal, por lo que despertó una alerta en ellos e inmediatamente Chris fue llevado al hospital Nacional de Quetzaltenango.

A los 10 días de haber estado internado en el hospital, los médicos informaron al padre de Chris que podría padecer cáncer, por lo que enseguida se trasladaron a ciudad de Guatemala para ser atendidos en nuestro Hospital. Antonio y Chris esperaban en consulta externa cuando fue abordado por una enfermera para dirigirse a la clínica del doctor que llevaba su caso. El doctor confirma lo que más temía: Chris tiene cáncer.

Al momento de recibir la noticia, se envolvió en llanto y desesperación y llamó a su esposa que se había quedado en casa: “Chris tiene cáncer, no se que hacer, no tengo los recursos para costear un tratamiento muy caro, no quiero que se muera, estamos lejos de la casa, quiero que estemos unidos como familia y no podemos dejarlo solo.” Al terminar la llamada, se dirige nuevamente a la clínica del doctor y le pregunta muy preocupado: ¿Cuánto tiempo tenemos que estar en Guatemala?, por lo que el doctor respondió: “El tiempo necesario para poder atender a Chris y brindarle un tratamiento digno y sin costo; esto puede tomar varios años dependiendo de su respuesta a la enfermedad”.

Para Antonio, su hijo es su motivación y fortaleza, al momento de recibir la noticia una desesperación y tristeza invadió su corazón. Desde el momento que entro al hospital sabían que iban a estar en buenas manos porque AYUVI les brindó la ayuda para cubrir sus necesidades. Como padre de familia aconseja a las familias que están viviendo la misma situación que tengan fe en Dios, que se acerquen a AYUVI y que sigan luchando con esfuerzo y unión ante la enfermedad.

La familia Guarchaj le dice a AYUVI:  “Son grandiosos, su labor será recompensada y sigan adelante en estos 20 años de servicio y cambio que hacen en la familias guatemaltecas que viven la enfermedad.”

Chris le dice a su papá: “Eres mi superhéroe, mi razón para luchar y vivir, cuando me abrazas olvido mis miedos”.

Chris forma parte del 50% de los niños guatemaltecos que han sido diagnosticados y actualmente reciben tratamiento. Pero aún falta diagnosticar a la otra mitad.

Necesitamos de tu ayuda para llegar a la otra mitad. 

Dona Ahora

X